Cómo elegir el mejor ratón para ti

En el mundo de la informática, un ratón dice mucho de ti, de tus costumbres y, por supuesto, de tus gustos: los hay básicos, prácticos, de diseño, con múltiples extras… Un abanico a tu disposición. Sin embargo, a la hora de elegir un ratón, muy pocos meditamos sobre lo que realmente necesitamos, es decir, cómo somos y cómo debería ser nuestro ratón. Si es tu caso, no te preocupes, es cuestión de seguir unas pautas básicas.

La ergonomía es imprescindible

Al margen de los ratos de ocio que se pueden dedicar al ordenador, cada día hay más trabajos que se realizan de cara a una pantalla, lo que al final supone largas jornadas manejando un ratón o, por lo menos, dejando la mano descansada encima de él.

Este hábito puede provocar cansancio y algunos problemas como el síndrome del túnel carpiano, así que no sólo tienes de elegir concienzudamente el ratón, sino que deberías revisar tu mesa de trabajo al completo. Además, y aunque no es el tema central de este artículo, también es recomendable que vigiles tu postura respecto al ratón: distancia, curvatura, movimientos… El antebrazo debería estar descansando en contacto con la mesa y tú mismo deberías descansar de vez en cuando para realizar pequeños ejercicios.

Una postura, un ratón

Incluso si llevases a cabo todas las recomendaciones sobre ergonomía, aún quedaría la parte personal: cada persona utiliza el ratón de una forma distinta, acorde a la forma de su mano. A continuación, te mostramos las tres posturas de la mano más comunes, marcándose en rojo las zonas de apoyo.

Agarre tipo palma o palm grip. Esta postura permite descansar más la mano, aunque el esfuerzo acaba recayendo en el antebrazo y la muñeca. Por otro lado, los movimientos realizados son menos precisos pero más rápidos. Si eres un gamer, esta postura no es recomendable. En cuanto al tipo de ratón, este agarre necesita de uno que “rellene” más en la zona de la palma de la mano, para así conseguir un mayor descanso.

  1. Agarre tipo garra o claw grip. Esta postura mantiene la base de la palma apoyada, pero los dedos sólo recaen en la punta. Con este agarre se gana precisión, pero necesitas algo más de esfuerzo. A la hora de escoger ratón, el más adecuado debería tener una forma alargada y estar dotado de unos contornos que hagan más sencillo levantarlo para moverlo bruscamente.
  2. Agarre tipo dedos o fingertip grip. En este caso, la mano está completamente separada del ratón y sólo la punta de los dedos caen sobre él. Es la postura ideal para los gamers por su precisión, pero la mano está en constante tensión, así que no es nada recomendable para largas horas en la oficina. Para compensar este esfuerzo, lo ideal es buscar un ratón más bien plano y pequeño, así reducirás el peso.

Un ratón para cada situación

Si vas a destinar el uso del ratón a una oficina o lugar de trabajo, lo ideal es que te hagas con un ratón grande y ergonómico, para que así toda la mano descanse en una postura adecuada.

Por otro lado, si deseas cubrir una necesidad corta y rápida con tu portátil, lo mejor es que consigas un ratón más portable y pequeño, ¡pero nunca lo uses de continuo!

Un punto aparte merecen los gamers, ya que nos adentramos en un universo con cientos de opciones y preferencias, tanto de amateurs como de profesionales. A pesar de esta gran cantidad de características, todos los gamers coinciden en que el ratón debe tener cable, muchos botones extra, sensor láser y, por supuesto, la forma más ergonómica posible.

Al margen de estos requerimientos, hay muchos más, como elegir entre láser o LED o la precisión en puntos por pulgada, pero lo más importante para el día a día ya lo conoces, así que ya no tienes excusas para hacerte con el ratón más adecuado para ti.

Un comentario sobre “Cómo elegir el mejor ratón para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *